Beppo el barrendero

Tenía dos amigos predilectos que iban a verla todos los días. El viejo se llamaba Beppo el Barrendero. Seguro que tenía otro apellido, pero como era barrendero de profesión y todos le llamaban así, él también utilizaba ese nombre. Todas las mañanas, mucho antes del amanecer, se dirigía en su vieja y chirriante bicicleta a […]